Pueblos blancos, la esencia de Andalucía

Lo más genuino del patrimonio cultural andaluz, en el corazón de la sierra

Los Pueblos blancos representan lo más genuino del paisaje físico, humano y cultural andaluz. Una ruta con bellos parajes naturales, pueblos con una tradición secular y un rico patrimonio arquitectónico, cultural y gastronómico. Visitar los Pueblos blancos es la mejor manera de conocer la esencia de Andalucía

Visitas

Como Guía Turístico Oficial de Andalucía te hago la siguiente propuesta, que puedes personalizar, decidiendo qué visitar, duración e itinerario

La duración de las visitas es orientativa y depende de cuantos monumentos se visiten, el tráfico y otras incidencias

Si yo estuviese ocupado con otro cliente, me comprometo a proporcionarte el mejor Guía Oficial de Turismo disponible.

Los precios no incluyen el transporte

Los niños acompañados y los discapacitados con asistente son bienvenidos

Complemento a la visita de Ronda

Aquí le ofrezco la posibilidad de visitar algunos de los pueblos blancos de la Serranía:

  • Grazalema, el lugar más lluvioso del Sur de España.
  • Zahara de la Sierra, impresionantes vistas y posibilidad de visitar una fábrica de aceite totalmente ecológico
  • Arcos de la Frontera, Olvera, Setenil,…

Información

En la Ruta de los pueblos blancos hay más de 400 alojamientos de todo tipo: casas rurales, cortijos, hostales, albergues, posadas; muchos de ellos con encanto, situados en antiguas casas señoriales en los centros de los pueblos, o en plena naturaleza, rodeados por la frondosa vegetación de la sierra y con magníficas vistas. Sin lugar a dudas, encontrarás, entre tan amplia oferta, un alojamiento que sea de tu entera satisfacción.

La gastronomía de los pueblos blancos se basa en los productos de la zona. Vegetales de la huerta y silvestres, como las tagarninas, los espárragos y los alcauciles; caza: venado, perdiz y conejo, con los que se confeccionan deliciosos guisos; chacinas y quesos; los dulces típicos de la zona, como los gañotes, huevos nevados y suspiros. Y, por supuesto, el aceite de oliva, elemento básico en la cocina mediterránea.

Más información: Turismo de Cádiz

Los pueblos blancos de las sierras de Cádiz y Málaga cuentan con un patrimonio arqueológico que se remonta a más de 250.000 años, lo que indica la presencia de culturas diversas a lo largo de su historia. Pero es la presencia de la cultura de Al-Ándalus (dominio de los musulmanes en España) la que ha dejado más huellas: en el tazado urbano, en la economía vinculada al cultivo del aceite, en la artesanía de la piel y en la toponimia del lugar. Hoy día, los pueblos blancos son los depositarios de una tradición que, además de su importancia cultural, sigue siendo -junto a la nueva aportación del turismo- fundamental en la economía de la zona.

Los pueblos blancos celebran anualmente fiestas patronales, la Semana Santa, romerías, fiestas de “moros y cristianos”, y eventos más recientes destinados a la proyección turística y cultural, como festivales de música y cante flamenco. En algunos de ellos se llevan a cabo ferias agrícolas y fiestas de la vendimia.

Más información: Turismo de Cádiz

Te animo a visitar un entorno natural privilegiado: las sierras de Cádiz y Málaga donde están los pueblos de la ruta propuesta. En la Serranía de Ronda (provincia de Málaga) y en los adyacentes Parque Natural Sierra de Grazalema, y el Parque Natural de Los Alcornocales -catalogado como ‘Una de las diez maravillas naturales de Europa’- verás paisajes de ensueño y podrás observar la exuberante riqueza de su biodiversidad.

Senderos, pistas forestales, pesca deportiva, vuelo libre, rutas a caballo, cicloturismo, descenso de barrancos y otras actividades deportivas están a tu disposición en el entorno natural de los Pueblos blancos.

Más información: Turismo de Cádiz

La Ruta de los Pueblos Blancos incluye varias localidades de las sierras que comparten las provincias de Cádiz y Málaga, concretamente la Sierra de Grazalema. En todo el litoral mediterráneo se pueden encontrar casas blancas. El blanco refleja los rayos solares, protegiendo del calor, y la cal blanca, que se utilizaba para pintar las casas, ahuyenta los parásitos y cumplió una función higiénica en siglos pasados, cuando el cólera asoló esas tierras. De ahí viene el origen de estos hermosos pueblos serranos que hoy son uno de los atractivos más singulares de Andalucía.

Los pueblos serranos comparten la fisionomía típica de las poblaciones medievales establecidas en torno a fortalezas erigidas siglos atrás. Cuando cristianos y musulmanes luchaban por el dominio del territorio andaluz, las gentes se protegían en torno a castillos y lugares de culto, dando lugar al trazado de los pueblos actuales, que todavía se conserva en gran parte.

Grazalema

Arcos de la Frontera

Setenil de las Bodegas

Zahara de la Sierra

Olvera